SOMBRAS PARA OJOS MADUROS

Conforme pasa el tiempo y sus conllevados años, la piel del rostro empieza a envejecer, y cuando antes bastaba con usar un poco de rímel, conforme pasan los años deja de bastar con sólo usar rímel, de hecho a los 20 años y a los 30 ya comienzan a necesitarse los cambios. Una piel madura necesitará un tratamiento especial, por eso los tips de belleza aconsejan a aprender a usar el maquillaje para sacar lo mejor de las características personales, ya que es esto lo que mantiene a una mujer muy guapa independientemente de la edad. Los consejos de belleza recomiendan hacer una correcta elección de colores, el que el brillo natural comience a apartarse de los ojos no significa que se tiene que abandonar al glamour, se recomienda aprovechar al máximo el encanto de una mujer madura con sobras mate con tonos rosa claro, beige o gris oscuro. Cabe señalar que tampoco debes limitarte a los colores neutros, si ya has encontrado colores que se acoplen perfecto a tu tono de piel, entonces úsalos, sólo asegúrate de mezclarlos bien. Una vez que hayas elegido tus colores favoritos, prepara tu lienzo, sí, tal y como los artistas preparan el suyo. Sigue los pasos recomendados por los tips de belleza, para que la sombra de tus ojos dure más y se aprecie mejor. Se aconseja usar una buena crema hidratante y continuar con una base de maquillaje, que en este caso deberá ser ligera, puedes aplicar con una esponja humedecida con el maquillaje y aplicar una fina cubierta, suavemente en el área de los ojos. Finalmente aplica la sombra de ojos. Es de mencionar que si bien es cierto durante un tiempo posiblemente aplicabas tres o cuatro sombras para pintar tus ojos, en los ojos maduros queda mucho mejor el uso de sólo dos colores, donde uno es más ligero y el otro más oscuro, pueden ser tonos del mismo color o bien colores diferentes que combinen perfectamente. Recuerda que el color más claro se aplica en la base de las pestañas y la tapa se cubre con el tono más oscuro. Será mucho más sencillo maquillar tus ojos si haces uso de un cepillo o bien con las puntas de los dedos.